Amor

“Sed imitadores de Dios como hijos amados, y andad en amor como Cristo nos amó

y se entregó a sí mismo por nosotros” (Ef 5, 1-2).

 Hemos caído en la creencia de que el amor solo es de tipo romántico con un final feliz como en las películas y se ha dejado de lado que el amor es lo que nos mueve por los demás. Es un don del hombre que nos permite actuar en el día a día, don intrínseco de la naturaleza humana. Sin amor, no le podemos dar sentido a nuestra vida, pues como dice CS Lewis, “el amor no son sentimientos afectivos, sino el fuerte deseo del bien de la persona amada hasta donde sea posible”. Este amor debe ser tanto por los demás como por nosotros mismos, pero, ¿siento en mi día a día ese amor?

 Es por esto que queremos invitarte a reflexionar acerca del tema, comenzando por los tipos de amor más conocidos como en la amistad, familia y pareja hasta el amor más grande y perfecto que existe, el amor de Dios. Aquí encontrarás diversos recursos para guiar esas reflexiones tanto a nivel personal como grupal.

Material

Dios nos ama, y nos ama hasta el extremo. Por ello, estamos llamados a amar y sentirnos amados en cada aspecto de nuestras vidas

El amor en la

vida diaria

Debemos reconocernos como discípulos amados para ser

testigos de ese amor que Dios tiene por nosotros

El discípulo al cual

Jesús amaba

En los momentos alegres y en los no tanto, en lo ordinario y en lo extraordinario el amor tiene que estar presente como sustento de la familia

El amor de Dios

en la familia