San Juan Evangelista

 Juan, el Evangelista, o más conocido como “el discípulo amado” fue un joven pescador que destacó en la tradición bíblica por se uno de los seguidores más apasionados de Cristo.

 De hecho, poco antes de que Jesús muriera en la cruz, este le encomendó la tarea de cuidar a la Virgen María, como si esta fuese su propia madre. En él se refleja toda la humanidad de quien, entregando su vida a Dios, es capaz de aceptar cualquier carga confiado en que Él lo acompañará.

 

 Este conocimiento lo volvió un escritor muy cauto y depositario de gran saber teológico en los libros que a él se le atribuyen. Entre estos se encuentra su Evangelio, el Apocalipsis y tres epístolas, demostrando así que el impacto de Cristo en su vida fue una profunda constante de amor en la evangelización que llevó a cabo.

“Recíbeme de entre los hombres y llévame junto a mi Maestro, para que por ti te reciba, Aquel que me redimió por ti muriendo”