San Lucas

 Lucas el evangelista, fue un médico de Antioquía que, sin dejar de velar por los cuidados físicos de los enfermos, siguió a San Pablo en su búsqueda por salvar almas. Esta labor lo llevó a realizar innumerables viajes que le permitieron conocer testimonios y tradiciones propias de la vida de Cristo.

 

 Esta experiencia lo impulsó a convertirse en el autor del Evangelio de los pobres y los Hechos de los apóstoles. A su vez, su misión  resalta por su vocación hacia la enseñanza y la predicación. De hecho, según San Pablo, fue este discípulo el único capaz de renunciar a todo y acompañarlo en su martirio.

 

 De este modo, la vida Lucas se enfocó en engrandecer el Nombre de Cristo en ves de su gloria propia, demostrando así su gran servicio de amor.

“Sean compasivos como es

compasivo el Padre celestial”