San Andrés

 Andrés fue hermano de Pedro y uno de los seguidores más fieles de Cristo durante su vida. Es más, en la tradición católica se le reconoce como la primera persona a quien Jesús designó para ser su apóstol.

 

 Ahora bien, antes de acompañar a Jesús en sus andanzas, fue un fiel discípulo de Juan el Bautista. La interacción con este santo marcaría fuertemente la misión de su vida, llevándolo a evangelizar Grecia y los territorios aledaños al Caucásico y el Mar Negro.

 Convirtiendo su vida en un ejemplo de esperanza para los hombres sedientos de Dios decidió enfrentarse a las autoridades de la época, a sabiendas de que ello implicaría morir como mártir abrazado a un cruz en la que estaría desangrándose tres días completos.

“Recíbeme de entre los hombres y llévame junto a mi Maestro, para que por ti te reciba, Aquel que me redimió por ti muriendo”