Beato Fra Angélico

 Angélico fue un monje dominico de gran renombre en sus tiempos, debido a las incontables obras de arte que proporcionó a inicios del Renacimiento. Su vida y obra concretizan la esperanza cristiana en tiempos de plagas y guerras italianas.

 A diferencia de otros artistas que se enfocaban en idolatrar al hombre, a través de la anatomía física del cuerpo,  Angélico se preocupó de desarrollar sus conquistas estéticas desde la interioridad humana, buscando en ella el reflejo más puro de lo divino.

 Su amor a Dios se mantuvo intacto, y supo con ello y su agudeza artística dar vida a una misión evangelizadora a través de pinturas que hasta al día de hoy se admiran con emoción.

“Permíteme tratar con respeto la vida humana

y aumenta mi amor por quienes sirvo”