Apolonia de Alejandría fue una mujer virgen de avanzada edad y arraigada fe en Cristo, quien fue martirizada en los tiempos de persecución romana por no renegar de Él.

 

 Su misión de vida fue hasta el extremo de que sus perpetradores le rompieron y arrancaron sus dientes poco antes antes verla morir en la hoguera. Más a pesar de todo este sufrimiento, ella decidió entregar su propia vida antes que renunciar a Cristo.

 

 Apolonia quedo plasmada en la vida de los cristianos para pedir su intercesión por los dolores dentales y en especial por todos los funcionarios de la odontología.

“Permíteme tratar con respeto la vida humana y

aumenta mi amor por quienes sirvo”

Santa Apolonia