Formación

 

Con alegría y vocación, por un Chile al encuentro con Dios

 “Estén siempre alegres. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús.” (1 Tes 5,16-18)
 
Para nadie es una sorpresa que los tiempos por los que estamos pasando hoy no son los mejores. En muchos abunda el pesimismo y la desesperanza ante los continuos desafíos que el COVID-19 y el estallido social han traído para nuestra sociedad. En este contexto sombrío, es más que nunca nuestra responsabilidad responder, como jóvenes, a la adversidad con todo el amor que Cristo ha infundido en nuestros corazones.
 
Animados por el espíritu, queremos ofrecer, compartir y entregar la vida y la Fe que se nos dio para ser puentes del amor de Cristo, jóvenes que se sienten amados y llevan ese amor donde más se necesita. Encendamos desde lo más profundo de nuestro ser la luz de esperanza que ilumina el camino a Cristo; no para ponerla bajo un cajón, sino para hacerla brillar desde un lugar alto donde contagie a los demás.
 
Que las circunstancias no nos alejen de Dios, sino que pongámoslo a Él como templo de encuentro y fuente de paz y caridad. Vivamos el amor de Cristo, pues sólo con Él podremos encender la esperanza que es Él mismo, el camino de la salvación.

 

Con alegría y vocación, por un Chile al encuentro con Dios

alegria.png

Alegría

Si no tengo amor,
no soy nada

Vocación

Yo soy el camino, y la verdad y la vida

Encuentro

Levántense y

no teman

dios

Dios

Tengan valor, yo he vencido al mundo